Receta de pasta con espinacas, ligera y sabrosa


Este plato contiene pasta, espinacas y requesón, entre otros ingredientes, por lo que es muy completo, variado y nutritivo, sin aportar excesivas calorías.

Lasaña (by-onnoth)

En favor de la pasta se puede decir que la de calidad superior, se elabora con sémola de trigo duro, que en 100 gramos aporta unas 350 calorías, 74 gramos de hidratos de carbono, minerales y vitaminas. Por lo que, hay muchos otros platos que aportan más calorías con menos nutrientes. Además todo es cuestión de no incrementar el plato con ingredientes muy calóricos.

Pasta con espinacas, una receta que no tiene tantas calorías
Con ingredientes ligeros, esta receta es muy apetitosa. La pasta durante mucho tiempo se ha encontrado entre los alimentos prohibidos, ya que se creía que tenía muchas calorías. En cambio, se ha demostrado que no engorda tanto como la gente se cree.

Ingredientes para cuatro personas aproximadamente:

  • 12 láminas de lasaña.
  • 300 gramos de espinacas frescas o congeladas.
  • Una cebolla.
  • Uno o dos dientes de ajo.
  • Perejil.
  • Sal.
  • Queso rallado Finello Mozzarella de Arla.
  • Aceite de oliva.
  • 150 gramos de requesón.
  • Dos vasos de leche de vaca.
  • Dos cucharadas de mantequilla.
  • Tres cucharadas de harina.
  • Una pizca de nuez moscada.

Elaboración de la pasta con espinacas
  • Cocemos las placas en agua hirviendo, aceite y sal.
  • Una vez cocidas, las escurrimos, pasamos por agua fría y secamos con un paño de cocina. Las reservamos untándolas ligeramente con aceite de oliva.
  • Hacer un sofrito con el ajo troceado, posteriormente añadir la cebolla también troceada pequeña. Pochar durante unos cinco minutos, a continuación añadir las espinacas a trozos pequeños, añadir sal al gusto y un poco de agua. Remover, tapar y dejar cocer durante unos veinte minutos aproximadamente.
  • Cuando esté cocido y se haya evaporado el líquido, sin que quede muy seco, apartar del fuego y reservar.
  • Elaboramos la bechamel.
  • Mezclamos la mitad de la bechamel con las espinacas revueltas con cebolla.
  • Ponemos a punto de sal.
  • En un recipiente para horno, ir montando las lasañas de forma que cubran todo el fondo, intercalando la crema de espinacas - placa de lasaña. Terminamos colocando sobre la última capa, la salsa bechamel con el requesón derretido. Espolvoreamos con queso rallado y un poco de perejil.
  • Ponemos al horno, previamente precalentado, hasta que se dore.
  • Servimos caliente.

Esta receta contiene, entre otros, los siguientes nutrientes:
  • Calcio.
  • Vitaminas C, K, A, B.
  • Aminoácidos esenciales.
  • Hierro.

Consejos para restar calorías a la receta
  • El requesón puede ser desnatado o semidesnatado.
  • La mantequilla se puede sustituir por aceite de oliva, que aunque también es calórico, carece de grasas saturadas.
  • La harina puede ser integral, que a pesar de poseer las mismas calorias que la blanca, en el mismo peso de una y otra, la integral siempre tendrá unas pocas menos por su aporte de fibra extra, además que nos ayudará a ir mejor al baño.
  • La leche de vaca entera se puede sustituir por: desnatada o semidesnatada, leche de soja, avena, almendra o cualquier sustituto de la leche de vaca.

Esta receta de pasta admite variaciones diversas
En vez de espinacas podemos utilizar calabacín o berenjena. También se puede añadir otras verduras a la pasta de espinacas, como zanahorias, tomate e incluso pimiento troceado.

Otra forma de sumar nutrientes es añadiendo frutos secos, como nueces, avellanas, pipas de girasol o de calabaza.

En definitiva, cada persona puede adecuar la receta a sus gustos personales y situación dietética, ya que si se desea no incrementar calorías al plato, es conveniente no añadir muchos ingredientes calóricos, y por el contrario, si no se tiene ese problema, puede resultar más sabroso y nutritivo añadiendo más queso, frutos secos, y cualquier otro ingrediente que les guste y se les ocurra.

Lola Sancho Cabrera



Comentarios

Entradas populares