domingo, 4 de diciembre de 2016

Triángulos de quinoa con alcachofas

Una de las verduras más sabrosas y con grandes propiedades es, sin duda, la alcachofa. Su primera temporada es en otoño e invierno, y con ella puedes conseguir que tu alimento sea tu medicina, como decía Hipócrates, ya que sus beneficios son muchos.



Triángulos de quinoa con alcachofa 



En esta ocasión vamos a utilizarla con quinoa, un pseudocereal muy nutritivo, con mucha proteína, vitaminas y aminoácidos.  También le hemos añadido otras verduras saludables como el pimiento rojo y la seta shiitake.

Si quieres echar un vistazo a una receta anterior, en ella indico otra forma muy similar de prepararla. 

Ingredientes:

  • 250 gramos de quinoa
  • 150 gramos de setas shiitake (puedes poner cualquier otro tipo de seta o champiñón)
  • 2 alcachofas
  • 3 o 4 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • Perejil picado y fresco
  • Cúrcuma
  • Aceite de oliva
  • Sal marina
  • Pimienta negra




Preparación


Lava la quinoa para eliminar la saponina, y pon a cocer con agua durante 15 minutos. Después enjuaga y reserva.

Corta las alcachofas, el pimiento y las setas en trozos pequeños. En una sartén sofríe, con un poco de aceite de oliva, los dientes de ajo cortados en láminas y añade las verduras troceadas.

Salpimenta y rehoga durante unos minutos.

Añade la quinoa escurrida, la cúrcuma y un poco más de aceite de oliva. Rectifica de sal y dale unas cuantas vueltas para que se mezcle bien.

Apaga el fuego y ve poniendo, con la ayuda de una cuchara, dentro de un molde en forma de triángulo. Aprieta bien y desmolda. Unos dos triángulos por plato.

Espolvorea perejil y pon alguna rama fresca.





domingo, 23 de octubre de 2016

El caso de la doctora Odile Fernández: sanada después de un cáncer estadio IV

Una historia de superación, constancia y, sobre todo, de esperanza para todos los enfermos de cáncer, familiares y amigos. También para cualquier persona que le importe su salud y la de sus semejantes. En general, recomendaría a todo el mundo que conozca la historia de Odile Fernández.

Odile Fernández 


Cáncer no es igual a muerte


Te voy a contar la experiencia de una mujer joven que estuvo al borde la muerte con solo 32 años y que en lugar de rendirse, luchó, se involucró en su enfermedad y consiguió eliminarla. Toda una historia digna de ser contada, sobre todo por su ejemplo de superación y por su gran potencial para otorgar esperanza a las personas diagnosticadas con cáncer, que pueden pensar que eso es el fin.

Es importante que los afectados por esta enfermedad sean conscientes que cáncer no tiene por qué ser igual a muerte y que jamás deben darse por vencidas, ni dejarse deprimir por las expectativas de su médico, ni sentir miedo. En su lugar deben involucrarse de forma activa en la enfermedad y luchar en base a tres puntos básicos: alimentación sana, actitud positiva y amor. Sobre estos pilares trabajó Odile, que ahora te expondré mejor.

Palabrería o hechos ante la enfermedad


Que nadie se eche las manos a la cabeza, aquí no voy a dar fórmulas mágicas para sanar el cáncer, ni tampoco voy a recomendar que estos enfermos dejen sus tratamientos oncológicos. Simplemente, voy a indicar, según el caso mencionado, cómo ayudar a prevenir y/o potenciar la curación y a evitar muchos efectos negativos de la quimioterapia.

La primera vez que leí sobre la experiencia de la doctora Odile Fernández me llegó muy adentro, porque todo lo que estaba leyendo era efectivamente lo que yo defendía y creía desde hacía muchos años. Como amante de la salud natural (coexistiendo con la convencional) siempre pensé que una de las bases principales para prevenir enfermedades y gozar de buena salud está en la alimentación y las emociones.

Desde entonces soy una fiel seguidora de su blog y sigo alguna de sus conferencias o entrevistas de televisión por YouTube, en espera que venga cerca de mi ciudad para poder ir a una de ellas personalmente.

A todas mis personas cercanas (y no tanto) enfermas de cáncer, les informo del caso y de la existencia del blog, con el fin de darles esperanza y enseñarles el camino a una curación con la ayuda de una dieta sana y adecuada, así como una actitud mental hacia la serenidad, la esperanza y el amor.

Solo con mis consejos la gente puede desconfiar, ya que las personas enfermas de cáncer suelen entrar en un estado de shock y terror que es difícil de imaginar, por eso el testimonio directo de una superviviente de cáncer estadio IV, y que además es doctora en medicina, puede otorgar una confianza más solida que la mía.

El caso de la doctora Odile Fernández y la superación del cáncer


Si solamente cito que Odile Fernández es una mujer joven, médico de familia en Granada (España) y con dos hijos. Hasta aquí todo parece normal, pero esta historia es mucho más que eso. La doctora Fernández contrajo cáncer de ovarios a los 32 años, sufría metástasis en vagina, pulmón y huesos. Tenía solo un 5% de posibilidades de vivir más de 5 años.

Tiene un blog que creó con la finalidad de contar su experiencia, en el que de forma principal publica recetas anticáncer, pero que también puedes encontrar los beneficios de algunos alimentos, artículos de opinión y mucho más.

También tiene publicados varios libros sobre recetas de cocina, así como una guía práctica y una agenda, todo con el fin de ayudar a llevar una alimentación y vida anticáncer.

Reconozco que este caso me impresionó desde el principio, no sé muy bien si solo influyó mis coincidencias sobre sus métodos curativos (como indico más arriba) o su semblante dulce y feliz que transmite seguridad, serenidad y mucha sinceridad.

A pesar de vivir rodeados de personas oportunistas y aprovechadas que no dudan ni por un instante en sacar beneficio económico de la debilidad ajena, a Odile es de esas personas que te las crees, que no dudas de sus testimonios ni argumentaciones. Irradia honestidad y ternura.

Ella invita desde su blog a que los escépticos que creen que no es posible un diagnóstico y evolución similar puedan conocer su historia clínica y ver todas las pruebas. Así tuvo que hacer con un oncólogo que no creía su historia y quedó conmocionado después de poder observar él mismo, con el permiso de Odile, todo el historial clínico.

En cualquier caso, hay personas que piensan que se curó solo por la quimio, otros por la alimentación y/o estilo de vida. Ella piensa que fue por el conjunto de todo. Cada uno puede sacar sus propias conclusiones.

Reacción después de despertar del shock ante el cáncer


Cuando conoció la fatal noticia comenzó a preguntarse qué sería de su hijo y resto de familia, si iba a sufrir, si moriría muy pronto y un etcétera de preguntas que la sucumbieron en un periodo de sollozos y lamentos hasta que, afortunadamente, reaccionó.

Por su profesión de médico, sabía que en muchas enfermedades la alimentación y las emociones van muy ligadas. A los diabéticos la dieta es esencial sobre sus niveles de glucemia, a los hipertensos las emociones varían sus cifras de presión arterial y a los enfermos del corazón les influye la alimentación, los estilos de vida y las emociones. Y pensó, ¿por qué no a los oncológicos?

Tomó parte de la enfermedad, comenzó a investigar en Pubmed1, la mayor base de publicaciones médicas del mundo, y ahí fue descubriendo la relación tan evidente que existe entre la dieta y la forma de enfermar. ¡No podía creerlo! En toda su carrera universitaria no le habían enseñado nada sobre medicina preventiva, nutrición y emociones, en el origen y desarrollo de enfermedades. Y existían muchos casos que se evidenciaba la relación.

Realmente es increíble que en la carrera universitaria para formar a médicos (por lo menos en España, desconozco lo que ocurre en otros países) no exista ni una asignatura que hable sobre nutrición y prevención para evitar enfermar. Quizá sea ese el motivo de que el oncólogo suela decir a sus pacientes que pueden comer de todo. Una auténtica barbaridad si tenemos en cuenta que hay estudios científicos que revelan que existen alimentos carcinógenos, como la carne procesada o los embutidos, entre otros.

Asimismo, en asociaciones oficiales contra el cáncer se cita que la forma de cocinar afecta el riesgo de contraer cáncer. Por ejemplo los alimentos fritos o a la parrilla producen benzopirenos que son sustancias cancerígenas. Al igual que recomiendan que no se abuse de los ahumados, salazones o conservas en vinagre, porque producen nitrosaminas, también cancerígenas.

A Odile Fernández también se lo dijeron, “come de todo y no hagas nada”, pero ella no se conformó con estas palabras de su oncólogo, del mismo modo que se resistió a despedirse de su familia, como le aconsejaba el psicólogo.
Como ella misma dice, lo ideal sería un modelo de medicina oncológica integrativa en el que no se prestase atención únicamente a la enfermedad, sino sobre todo al enfermo. Debería existir una comunicación mucho más fluida y extensa entre oncólogos y pacientes.

Y también menciona que la raíz de este problema reside en que estos especialistas disponen de poco tiempo y formación para ofrecer a sus pacientes las herramientas e información que el enfermo demanda. Además, la mayoría desconocen los beneficios que puede otorgar las terapias oncológicas junto a dieta saludable, ejercicio físico y bienestar psicológico.

El sueño de Odile Fernández para ayudar a los enfermos de cáncer


Después de tener claro la relación que existe entre la alimentación y la gestión de las emociones con la forma de enfermar, no tiene duda de que su deseo sería maravilloso.

Le encantaría poder gestionar una casa de reposo en plena naturaleza, en la que se tratase al paciente oncológico de forma integral. En ese lugar los pacientes recibirían tratamiento convencional de la mano de oncólogos y enfermeras, pero además disfrutarían de ejercicio al aire libre como yoga, chikung o paseos. Se les enseñaría a cocinar y degustarían exquisitas recetas preparadas con alimentos frescos ecológicos y de temporada.

También existirían talleres de “arteterapia” para pintar, hacer manualidades o practicas similares para ayudar a canalizar y eliminar sentimientos negativos. Y grupos para poder expresar sus miedos e inquietudes sin ser juzgado ni cuestionado.

Sin duda, una maravilla de sueño, al que yo añadiría, para seguir soñando, que lo subvencionara la Seguridad Social y de este modo pudieran beneficiarse todas las personas, no solo las que su poder adquisitivo se lo permita. ¡Ojalá se haga realidad!

Cítricos, alimentos anticáncer
 (Foto by Petr Kratochvil)

Terapia natural anticáncer de la doctora Odile Fernández


Después de los primeros efectos negativos de conocer su enfermedad, respiró hondo y comenzó a repetirse “Cáncer no es igual a muerte, dejo atrás el miedo y doy paso a la esperanza. Voy a sanar” y comenzó una nueva vida en la que no tenía cabida el miedo, solo reinaba la esperanza, el amor y la felicidad.

Los pilares de su nuevo plan de sanación eran: alimentación, ejercicio físico y gestión de emociones.
Introdujo en su dieta alimentos ricos en fitoquímicos que bloquean el proceso de carcinogénesis, y eliminó los alimentos ricos en carcinógenos y/o pobres en nutrientes.

Suprimió:
  • Refinados como el pan blanco y la pasta blanca, ya que a este tipo de alimentos les quitan parte de sus nutrientes, como la fibra, vitaminas, polifenoles y minerales, y les dejan los hidratos de carbono y las calorías.
  • Los procesados y empaquetados.
  • Alimentos ricos en azúcares refinados, como la pastelería o bollería.
  • Los aceites vegetales refinados, como el de girasol o maíz.
  • Las carnes rojas, embutidos, salazones y ahumados.
  • Las frituras y las barbacoas.
  • Lácteos.

Incorporó:
  • Alimentos crudos, como ensaladas, gazpachos y batidos o licuados, a base de frutas y verduras de temporada. Vegetales de hoja verde, crucíferas, cebolla, ajo y tomate. Fruta fresca, en especial manzanas rojas, frutos rojos, cítricos, uvas, melocotón, ciruela y nectarinas.
  • Pescados hechos al vapor, sobre todo los azules de tamaño pequeño como el boquerón, caballa o la sardina.
  • Legumbres y cereales integrales.
  • Germinados de alfalfa, brócoli y judía mungo.
  • Especias y aromáticas: cúrcuma, curry, pimienta negra, cayena, orégano, perejil, cilantro, canela, clavo y cardamomo.
  • Frutos secos crudos: nueces, avellanas o almendras.
  • Semillas, algas y setas.

Cúrcuma, especia con efecto demostrado anticáncer
(Foto by Simón A Evgster)

En el plano psicológico:

Cambió su forma de pensar y comportamiento. Empezó a valorar los pequeños detalles y a sentir un gran amor por todas las personas que le rodeaban y a sí misma.

En cada descanso de la quimioterapia emprendía un viaje junto a su pareja y su hijo. Durante las sesiones planeaba el siguiente viaje y ello le ayudaba a soportar mejor la sesión.

En definitiva, disfrutaba de cada instante, sentía ilusión e irradiaba amor incondicional hacia todo y hacia todos.

Conclusiones finales


Según la OMS el cáncer es una enfermedad que se puede prevenir. ¡Y el 70% de ellos pueden prevenirse con una buena alimentación y estilo de vida saludable!

¿Por qué no nos ponemos manos a la obra?




sábado, 15 de octubre de 2016

Alimentación vegetariana o vegana ¿Buena o perjudicial?

Conoce un poco más la alimentación vegetariana o vegana. ¿Es buena para la salud o perjudicial? ¿Tú qué opinas?


Alimentación vegana (foto by Jessica45)


El declararse vegetariano conlleva renunciar a todo tipo de carne animal, o en el caso de los veganos también a alimentos procedentes de ellos, como los huevos, la leche y la miel. Incluso hay un sector más estricto todavía, los crudívoros, que solo comen frutas y verduras crudas, ya que alguno de ellos opinan que al cocinar los alimentos pierden sus propiedades y beneficios, además de por otros motivos.

Llegar a ser vegetariano o vegano puede venir por diferentes causas, las principales son por razones de salud y por empatía hacia los animales. Generalmente los veganos más estrictos son por la segunda causa expuesta, mientras que en otros grupos de vegetarianos puede ser la primera o coincidir ambas.

Habrá gente que se asombrará ante el hecho que exista gente que cambie de alimentación por conciencia, pero aunque no lo crean, existen personas que alimentarse con cadáveres de animales va en contra de sus principios. Entre las que me incluyo.


Si realmente es adecuado para gozar de buena salud alimentarse de esta forma es complicado de averiguar, ya que mientras para unos es lo más sano y conveniente para el ser humano, para otros, con este tipo de dietas no consumimos todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

Conozco el caso de una profesional de la medicina, la doctora Odile Fernández, autora de diferentes libros sobre alimentación y recetas anticancer, que para afrontar un cáncer con metástasis, junto con las terapias clínicas correspondientes, comenzó a seguir una dieta crudivegana en un principio y vegetariana en fases posteriores, que culminó en una curación casi milagrosa. 

Puedes seguirla en su blog "mis recetas anticancer"


VER EN AMAZON


Alimentación carnivora y la conciencia


A la mayoría de nosotros nos han alimentado con carne animal desde niños, hemos crecido con ello, y por tanto, a priori, nos parece normal ver en las carnicerías, charcuterías y demás locales de alimentación de carne, cabezas de cerdo, pollos y conejos enteros, sesos, hígados, rabos de toro, costillas de cordero y un etcétera de trozos y despojos de animales para la venta y su posterior consumo.

Campaña de AnimaNaturalis en defensa de los animales y la alimentación vegana
Pero, ahora detengámonos, pensemos un poco despacio y retrocedamos en el tiempo. ¿Qué hubiera ocurrido si nunca nos hubieran alimentado con carne?, ¿si los animales solo los hubiéramos visto como unos seres vivos que comparten con nosotros el planeta y a los que solo habría que matar en caso de absoluta necesidad y, desde luego, nunca para digerirlos, ni para divertirse?

Pues sencillamente ocurriría que comer carne animal nos produciría asco, el mismo que nos produce pensar en comernos nuestra mascota, sea perro, gato o pájaro.

Pero, independientemente de esto...



¿Quién tiene la razón? ¿Qué dieta seguir, si queremos disfrutar de una buena salud? 




Contestar a estas cuestiones no es fácil, ya que existen muchas opiniones contrapuestas dentro de la ciencia médica sobre este asunto. También habría que apuntar hacia la industria cárnica y láctea, que apuesta muy fuerte y no sería sencillo luchar contra estas potencias. Ello sin contar con los establecimientos de comida rápida que tan implantados están en todo el mundo y mezclados con todo tipo de culturas.
VER EN AMAZON


¿Es bueno o malo para nuestra salud mantener la dieta vegana? 




Supongo que a esto debería responder un profesional de la medicina. No obstante, conozco opiniones muy distintas de médicos tradicionales, e incluso dentro de la propia medicina naturista.

Por tanto, pienso que cada cual debe tomar su decisión, dependiendo de la circunstancia personal y después de asesorarse si lo estima conveniente. Mi opinión personal es que ser vegetariano, en su vertiente menos drástica, o sea el ovo lacto vegetariano, que come todo tipo de frutas y verduras, tanto crudas como cocinadas, además de algunos alimentos derivados de animales como los huevos, lácteos o miel, es la más cercana a la perfección para alimentarse correctamente, respetando a los animales, al medio ambiente y cuidando nuestra salud. No obstante, siempre con algunos matices, como evitar el consumo de leche de vaca entera, optando mejor por desnatadas u otro tipo de leches vegetales.

Según los profesionales de la medicina, en principio la carencia más significativa que tienen los vegetarianos, sobre todo los veganos más estrictos, es la vitamina B12, que se puede tomar con suplementos sin ningún problema, o incrementando dentro de la dieta vegana alimentos enriquecidos o dentro de los permitidos los que contienen esa vitamina, como algunos cereales y levaduras, así como algas, de forma destacada las Nori*

*Conviene resaltar, que alguno de los alimentos citados contienen análogos de B12, es decir no contienen verdadera vitamina B12 y, en consecuencia, no puede realizar sus funciones. Por tanto, siempre es aconsejable tomar esta vitamina en suplementos. 
VER EN AMAZON

Alimentación vegana, dieta para purificar


Como contrapartida, el seguir este tipo de dieta purifica el organismo, ya que no produce putrefacciones en el intestino y deja descansar a las vísceras, debido a que no las somete al trabajo de neutralización tóxica necesario cuando se ingiere carne animal.

Por todo ello, si optas por una dieta vegetariana o vegana, de forma especial si eliges la segunda opción, puede ser una buena decisión según los puntos vistos, pero siempre teniendo en cuenta las posibles carencias de vitamina B12 y obrando en consecuencia. No obstante, antes de comenzar es conveniente consultar con el médico, sobre todo si padeces algún tipo de enfermedad.

Como conclusión personal y según mi opinión, la alimentación vegetariana es una forma de alimentarse que preserva la salud, el medio ambiente y los animales. Se puede seguir o no, pero son motivos suficientes para tenerla en cuenta y respetarla como se merece.




miércoles, 14 de septiembre de 2016

Errores que puedes cometer al empezar una dieta

La impaciencia en conseguir perder kilos de forma rápida puede llevar a cometer algunos fallos, que podrán perjudicar tu salud e impedir que los resultados sean satisfactorios. 


Al margen de los consejos que podemos mencionar en este artículo, la forma más segura para perder kilos y ganar salud es acudir a un especialista que te indique según las circunstancias personales de cada uno: edad, sexo, profesión, estilo de vida, estado de salud y más, la dieta más acorde y saludable para cada caso en concreto.

A pesar de lo dicho, no debemos confiar de todos los que disponen de un título de medicina, ya que existen algunos doctores que recomiendan dietas poco ortodoxas y con dudosas garantías de preservar la salud de las personas. El médico especialista en endocrinología y nutrición, suele tratar de forma saludable la pérdida de peso. La mayoría de ellos te darán una dieta hipocalórica, según tus características, que es la mejor manera de adelgazar de forma segura y con un proceso mucho más lento de recuperación de peso, después de finalizar, que en otro tipo de dietas.

En cualquier caso, también puedes acudir a tu medico de cabecera u otros facultativos que te pueden asesorar de forma segura, pero es importante conocer la posibilidad antes mencionada.

VER EN AMAZON 

Principales errores al comenzar una dieta

  • Saltarse comidas

Un consejo muy importante si quieres que tu dieta sea efectiva y segura, es que no te dejes ninguna de las 4 o 5 comidas al día recomendadas. Según los especialistas lo ideal es desayunar, tomar algo a media mañana, comer, merendar y cenar. Siempre de los alimentos y cantidades recomendadas.

  • Eliminar completamente el pan y otro tipo de carbohidratos

Uno de los alimentos que más mala fama tienen, a la hora de hacer dieta, es el pan. Pero la mayoría de endocrinólogos no lo eliminan totalmente de la dieta, ya que en realidad el pan no engorda tanto como se piensa.

El pan, si está elaborado de forma natural, no contiene grasa ni azucares, por lo que la ingestión de unos 50 gramos un par de veces al día, no impedirá que pierdas peso y te ayudará a mantener una buena nutrición.

Aconsejamos que lo tomes siempre integral y en lugar de trigo,  pan de espelta, centeno o trigo sarraceno. A poder ser de horno tradicional o de lugares especializados en este tipo de panes, ya que existen a la venta algunos industriales que contienen grasas, azúcares y excesiva sal. Sobre todo si se trata de panes de molde.

  • Seguir alguna de las llamadas “dieta milagro”.

Suelen ser peligrosas y los kilos que pierdes los recuperas de forma muy rápida.

  • Abusar de las proteínas

Tomar proteínas está bien, porque tienen una función muy importante en nuestro organismo, pero algunas dietas que basan la alimentación casi exclusivamente en proteínas pueden llegar a ser muy peligrosas. Los riñones se ven forzados a un trabajo excesivo y puede tener repercusiones. Además, este tipo de dietas excluyen frutas y verduras, alimentos muy saludables y necesarios para poder mantener las funciones intestinales correctas y la buena salud en general.

Crema reductora natural
VER EN AMAZON

  • Eliminar totalmente las grasas saludables

Es un error erradicar cualquier tipo de grasa de la dieta. Es cierto que tienen un alto porcentaje de calorías, pero aportan muchos beneficios y son necesarias para gozar de una salud óptima. Las recomendadas son: aceite de oliva, aguacates, yema de huevo, frutos secos, entre otras.
No se recomienda la grasa animal, por sus efectos negativos sobre el sistema cardiovascular y el organismo en general.

  • Consumir alimentos light o bajos en calorías

A pesar de que contienen menos calorías que sus homólogos en las mismas cantidades, estos productos están elaborados con grasas, azúcares y diferentes aditivos no muy saludables y que tampoco benefician para bajar de peso.

  • Beber poca agua e infusiones

Para conseguir bajar de peso, es imprescindible que bebas 2 o 3 litros de agua al día. Puedes hacerlo en cualquier momento del día. Existe la creencia que el agua puede engordar si la tomas durante las comidas, pero es falso. El agua no contiene ninguna caloría ni nutriente.

También es muy conveniente que tomes alguna infusión depurativa. Te potenciará la pérdida de peso y son muy saludables.

Aquí te indico un artículo que escribí para About.com que te puede servir de ayuda: Infusiones o tés depurativos del organismo.


sábado, 3 de septiembre de 2016

La eterna polémica sobre si las plantas sienten o no

Que son seres vivos es un hecho, al igual que las bacterias, hongos y más organismos, pero. ¿Es posible que las plantas sientan dolor o sean capaces de sufrir, al igual que ocurre con los animales? Esto es una polémica que siempre rodea a las personas vegetarianas, entre otras cosas porque tienen que escucharlo muchas veces durante su existencia.




Un argumento muy recurrente entre los no vegetarianos, sobre todo cuando se dirigen hacia personas que sí lo son, es comentarles, casi siempre de forma recriminatoria, que las plantas pueden sentir dolor y sufrir, pero. ¿Es totalmente cierta esta afirmación?

¿Sienten y sufren las plantas?


Parece ser que la comunidad científica está dividida, aunque la mayoría opina que las plantas no tienen ningún tipo de conciencia, es decir son seres vivos que reaccionan ante estímulos, pero básicamente para mantener su homeostasis.
Los estudios que han llevado a cabo algunos pocos científicos para argumentar que sí sienten, no se sostienen demasiado, ya que las reacciones que se obtuvieron de los vegetales no significan que fueran conscientes ni sufrieran por esa causa. Son respuestas automáticas ante estímulos externos, como puede ocurrir con la cicatrización de una herida, que se realiza sin que las personas o animales intervengan para nada en ese proceso, ni seamos conscientes de él.
En opinión de muchos expertos se suele confundir sentir con reaccionar. Parece ser, que a diferencia de los animales, las plantas no son conscientes de su existencia, y sus distintos cambios son solo reacciones ante estímulos como lo hace cualquier materia. Lo que ocurre es que a veces se confunde este tipo de  transformaciones, como una forma de sentir, pero parece ser que esto no es así.

Libro recomendado:

Ver en AMAZON

El sentimiento, el sistema nervioso y el cerebro en los seres vivos


La diferencia principal entre las plantas y los animales es que unos poseen un sistema nervioso central, en el que está incluido el cerebro, que les otorga conciencia de su existencia, así como dolor y placer. En cambio los otros al carecer de él no son capaces de sentirlos.
Es de todos sabido que el sistema nervioso es el que permite, mediante sus mensajes al cerebro, que podamos sentir dolor y placer. Por tanto, es obvio que si las plantas carecen de él no tengan capacidad de sufrimiento.
Por otra parte, el dolor que experimentamos las personas y animales tiene una función vital, que es evitar sufrir algún daño o la muerte para permitir la perseverancia de las especies. En el caso de las plantas si fuera cierto que sintieran dolor o fueran capaces de sufrir, no tendría ningún tipo de función esa característica, al contrario sería una tortura innecesaria, ya que están ancladas en la tierra y no pueden huir ante peligros.

¿Por qué existen tantas opiniones sobre el sentimiento vegetal?


En cualquier caso, ¿qué pretenden con esos argumentos sobre la supuesta conciencia de las plantas? Este tipo de personas comen animales y también plantas. Entonces. ¿Dónde está el problema? Si es cierto que están convencidos que las plantas sufren y sienten dolor, pues que se conviertan en frugívoros y basen su alimentación en frutas, frutos secos, legumbres y otro tipo de alimentos que no matan plantas.

Pero lo cierto es que la mayoría de personas con estos argumentos, no parece ser que lo crean en realidad, sino más bien lo que intentan es atacar al vegetariano porque, en el fondo, les hacen sentir crueles por comer carne animal. Es decir, es un argumento en su propia defensa. Claro está, con algunas excepciones, sobre todo el caso de personas que por algún tipo de religión o creencia son de esa opinión y, por supuesto, hay que respetarlas. Pero, por regla general este grupo son frugívoros, por tanto, son coherentes, al contrario de otras personas.

Libro recomendado y muy económico versión Kindle:

Ver en AMAZON

Es lamentable, pero casi todos los artículos, libros o reseñas que versan sobre recetas vegetarianas, defensa de matanza de los animales y temas similares, en muchas ocasiones son tema de reacciones críticas sobre ello. Bien con los argumentos expuestos u otros como que los animales están en el mundo para alimentar al ser humano, incluso que este tipo de personas no están en su sano juicio y exposiciones similares.  Partiendo de la base que hay que respetar las opiniones de cada persona, no se entiende esa reacción tan masiva y, en muchas ocasiones, agresiva y desproporcionada, hacia los vegetarianos y defensores de los animales.


En cualquier caso, mientras existan personas que coman carne animal y otras que no lo hagan, seguirá la polémica y los vegetarianos tendrán que seguir soportando los argumentos de los que no lo son.


domingo, 5 de junio de 2016

Qué es el colesterol y los mejores alimentos para combatirlo

Conoce de manera muy sencilla qué es el colesterol, sus tipos  y qué alimentos te ayudarán a combatirlo día a día.


foto by LE VAN THAO

Es muy importante cuidar tus niveles de colesterol y la base para poder hacerlo es, sin duda, la alimentación.
Ello no significa que todo el mundo que cuida su alimentación tenga buenos índices de colesterol, porque el 70% se fabrica en el hígado del organismo y el 30% proviene de los alimentos. Además, existen otros factores como:
  • La Genética. Algunas veces los niveles de colesterol vienen determinados por los genes. Tener estos problemas puede afectar a familias enteras, es lo que se llama “hipercolesterolemia familiar”
  • Etapas en la vida de la mujer. Durante el embarazo se puede sufrir alguna alteración en los niveles de colesterol. Que suele cesar al dar a luz. En esos casos el ginecólogo dará las pautas oportunas según el resultado de los análisis. Hay otra etapa en la vida de la mujer que puede alterar los niveles de colesterol y es la menopausia. 
  • La edad y el sexo. Lo más generalizado es que el colesterol vaya elevándose con la edad. En el caso de los hombres tienden a tenerlo más alto que su sexo contrario, aunque las mujeres durante el climaterio y después tienden a subir el colesterol LDL.
  • Ser fumador o bebedor. El exceso de alcohol y el tabaquismo elevan los triglicéridos en sangre. Si cuidas tu alimentación, pero abusas del tabaco y el alcohol puede que no sea suficiente. 
  • El sedentarismo. Llevar una vida sedentaria, sin nada de actividad física, es otra causa muy importante de que tus niveles de colesterol LDL estén altos.
A pesar de todo lo anterior, con una dieta sana y equilibrada, incluyendo alimentos especiales para combatir el colesterol LDL y subir el HDL, estableceremos una base muy importante para combatirlo y disfrutar de mejor salud general.
VER EN AMAZON

Qué peligros conlleva el tener colesterol alto

  • Enfermedades coronarias como angina o infarto de miocardio
  • Enfermedades cerebrovasculares como un ictus o infarto cerebral
  • Enfermedad arterial periférica como claudicación o dolor en las piernas
  • Enfermedad renal crónica

Qué es el colesterol

El colesterol es una grasa o lípido que tenemos en la sangre de nuestro organismo y es necesaria para cumplir funciones vitales.

¿Por qué existen dos tipos de colesterol?

Para llevar el colesterol a los órganos que lo necesitan, se une a unas partículas llamadas lipoproteínas, que son dos:
  1. Lipoproteína de baja densidad o LDL (“colesterol malo”)
  2. Lipoproteína de alta densidad o HDL (“colesterol bueno”)
La diferencia entre ambas, es que las primeras son las encargadas de transportar el colesterol a los tejidos para su utilización.  Y las segundas son las que lo recogen y llevan hasta el hígado para su eliminación o almacenamiento.


COMPRAR EN AMAZON

Cuando se acumula mucho colesterol LDL en los vasos sanguíneos, las células no pueden absorber todo y se va depositando en las paredes, formando una placa o ateroma, que con el tiempo forma un peligroso estrechamiento que puede provocar la ateroesclerosis, que es una enfermedad que se caracteriza porque se endurecen las arterias.
Si el colesterol HDL, el llamado bueno, no tiene unos adecuados niveles en el organismo, esto provoca que no extraiga el exceso de colesterol LDL, llamado malo, y ocurra lo relatado en la párrafo anterior. Es decir, el estrechamiento de las arterias con sus probables fatales consecuencias.

Otras formas de combatir el colesterol, además de la dieta

  • Hacer ejercicio. Junto con la alimentación adecuada que veremos más abajo, también es muy importante el ejercicio físico. No es necesario hacer grandes sacrificios deportivos, pero sí estar más activos, caminar, nadar, ir en bicicleta, correr o cualquier otro ejercicio aeróbico. De esta forma se aumenta el colesterol HDL y se reduce el LDL.
  • Abandonar el tabaco. Dejar de fumar reduce de forma importante el colesterol LDL
  • No abusar del alcohol. Se puede beber alguna copa de vino tinto o cerveza por comida, pero no es conveniente abusar. Mejor si solo lo hacemos en una de las comidas principales del día, sobre todo si tenemos muy alto el colesterol LDL.
Según los facultativos especialistas, la mayoría de los casos de niveles altos de colesterol son debidos a la mala alimentación con una ingesta excesiva de grasas de origen animal, al sedentarismo y a la obesidad.


Los mejores alimentos para unos buenos niveles de colesterol

  • Aceite de oliva virgen extra. Este tipo de grasa vegetal es muy recomendada por expertos en salud del mundo entero. El aceite de oliva (mejor si es extra virgen y ecológico) está constituido de forma principal por ácido oleico que reduce el colesterol LDL o malo y aumenta el colesterol HDL o bueno. Además tiene muchas vitaminas liposolubles como la vitamina E y antioxidantes.
  • Frutos secos. El consumo habitual de frutos secos reduce de forma significativa, según varios estudios, los niveles de colesterol LDL y trigliceridos. Entre todos ellos se destaca las nueces, que aportan ácido alfa-linolénico, que dentro del organismo se transforma en ácidos grasos omega 3, y fitosteroles que también son muy importante para esta labor.
  • Avena. Además de su importante aporte en fibra y lecitina, la avena contiene grasas insaturadas de buena calidad y el avenasterol que es un fitosterol con capacidad de absorber colesterol en el intestino. Otros cereales integrales, como la cebada y el arroz, también aportan similares beneficios. 
  • Semillas de lino. Una de las más recientes revisiones sobre los componentes bioactivos de estas semillas fue elaborada desde el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York, que identificaron dos componentes en las semillas: la fibra soluble y el ácido alfa-linolénico, un tipo de omega 3. Esta combinación de fibras (pectinas y mucílagos), con omega 3, le confieren efectos antiinflamatorios y protectores del sistema cardiovascular.  
  • Pescado azul. Este tipo de pescado es rico en ácidos grasos Omega 3 que ayudan a reducir el colesterol LDL y los trigliceridos en sangre. Puedes optar por atún, caballa, salmón, trucha, sardina o boquerón, entre otros.
  • Aguacate. Consumir este fruto tropical es una buena forma de cuidar tu salud cardiovascular. Uno de los estudios sobre este asunto fue el realizado por un equipo de científicos de la Universidad Estatal de Pensilvania, en Estados Unidos, que después de un estudio con 45 personas sanas, llegaron a la conclusión que la ingesta de aguacate baja el colesterol LDL y triglicéridos.

Aguacate, fruto con grasas saludables 

Además del aguacate, también hay otras frutas que ayudan a mantener los niveles adecuados de colesterol, como las fresas, cítricos, manzanas y uvas.

Junto con los alimentos detallados, también debemos destacar la berenjena, la okra y la soja.


Conclusión: tener la precaución de incluir en la dieta varios de estos alimentos, nos ayudará a mantener nuestra salud cardiovascular en perfecto estado, así como otras ventajas, ya que todos ellos son muy saludables y con más beneficios para nuestro organismo.