¿Somos lo que comemos?

Desde que Hipócrates, el padre de la medicina, dijera la famosa frase “Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”, han pasado muchos años y etapas en la historia de la humanidad.

Foto by gabrielmbulla

La alimentación y su vinculación con la salud


Hubo muchos periodos en que estas palabras apenas se tuvieron en cuenta, otros un poco más, y llegamos a la actualidad en que mientras un sector se atiborra de la llamada “comida basura”, bebidas azucaradas de cola u otro tipo de refrescos, alimentos refinados, hamburguesas, patatas fritas comerciales y snacks, entre ellas. Otros, en cambio, optan por una alimentación sana, en la que buscan mantener la salud y prevenir las enfermedades.

Pero. ¿Es cierto que con una alimentación sana preservamos la salud? ¿En realidad la alimentación puede ser nuestra medicina?

Estas y muchas otras preguntas se hacen cada día diferentes personas. Estar en posesión de la verdad absoluta, muchas veces, es difícil de saber y comprobar, pero hay que seguir una lógica según los conocimientos sobre lo que incumbe.


El alimento como medicina ¿Error o acierto?


No voy a describir paso por paso lo que ocurre cuando ingerimos el alimento, porque sería muy largo y, quizás para mucha gente, aburrido. Pero todos debemos saber que la digestión lleva un proceso que comienza en la boca con la masticación, y que en su transcurso se absorben todos los nutrientes, vitaminas, minerales y resto de componentes de los alimentos para que la “máquina humana” siga funcionando.

Para que eso suceda, los alimentos sufren transformaciones, la primera y básica es la que ocurre para convertirse en moléculas. De esa forma pueden ser absorbidos por el corriente sanguíneo, donde se van repartiendo por la red de pequeños capilares hasta llegar a cada tejido y, por ende, a las células que componen esos tejidos.
Sistema digestivo
 (Foto © Mariana Ruiz)

El objetivo final de todo el proceso es que las células tengan la materia prima para alimentarse y reconstruir sus partes dañadas. Cualquier obstrucción por no alimentarnos de forma correcta privará de energía o materiales básicos a las células. Si esto ocurre, mueren o no se reproducen de la manera correcta, con lo que se deterioran los tejidos a los que pertenecen y pueden provocar alguna enfermedad.

Por tanto, es obvio deducir, que dependerá de esos alimentos nuestra salud, estado de ánimo, buen aspecto, etc.

Entonces, si lo que introducimos está repleto de ingredientes negativos para el buen funcionamiento del organismo ¿Es tan raro, entonces, que pueda perjudicarnos?

Si, por el contrario, ingerimos alimentos sanos y naturales, llenos de ingredientes positivos para mantener nuestra máquina en perfectas condiciones. ¿No será, entonces, más factible gozar de buena salud y prevenir mejor las futuras o probables enfermedades?

Mucha gente puede pensar, “pero si la mayoría de estos alimentos que dicen son negativos los vemos a diario en anuncios de la televisión, en la vida que interpretan nuestros actores favoritos en el cine, en reportajes, en las estanterías de los supermercados, incluso muchos venden cifras astronómicas en todo el mundo. No pueden ser tan malos como algunos dicen. ¿Cómo puede ser malo algo así de publicitado, conocido y consumido? ¿Cómo iban a permitir que esos productos negativos estuvieran a la venta? “

Estoy convencida de que la mayoría de personas no son conscientes de algunos “venenos” que toman, ya que incluso lo dan a sus hijos de corta edad. Otras, lo intuyen, pero no quieren pensarlo, simplemente les gusta y lo toman. Otro sector lo consumen por imitación, ya que, como he dicho antes, lo ven por todas partes. A lo mejor no es su alimento favorito, pero eso es lo que hay que tomar, ¡lo hace todo el mundo!

Me estoy refiriendo, sobre todo, a las bebidas de cola, refrescos y algunos tipos de snacks comerciales.
Ante todo eso, yo me pregunto ¿Por qué nos dejamos manipular de esa manera? ¿Por qué nos creemos más un anuncio de televisión que a un médico naturista (entre otros) que nos aconseja comer sano y nos advierte del peligro de consumir ese tipo de alimentación?

Por supuesto, es aceptable y respetable que una persona no le importe lo más mínimo cuidarse y prefiera vivir a su antojo, sin pensar en las consecuencias. Lo vemos a diario con los fumadores, es su opción. Pero, la diferencia fundamental, es que los consumidores de tabaco, al igual que otro tipo de drogas, saben que es muy negativo para su salud. Si continúan haciéndolo es porque quieren o están demasiado enganchados para poderlo suprimir, pero sí lo saben, por lo menos la mayoría.

Ahora bien, en el tema de la alimentación es algo diferente, ya que poca gente piensa que tomando la bebida X pueda estar perjudicando su salud, y en realidad sí lo está haciendo. Claro está que nadie se muere por comer mal de vez en cuando. Me refiero a las personas que es su forma habitual de alimentarse.

Comida chatarra o basura, enemiga de la salud
(Foto © Bobak Ha'Eri)

 ¿Comer bien es sinónimo de vivir más años?


Por tanto, cuidando la alimentación podemos evitar muchas enfermedades y, en el caso de sufrirlas, tendremos más posibilidades de combatirlas. Ahora bien, no creo que nadie se atreva a afirmar que con ello se pueda asegurar al cien por cien una vida larga y feliz. Eso creo que es obvio. Entre otras cosas, porque existen más factores que pueden influir en que una enfermedad se desencadene.

VER EN AMAZON

Existe el factor emocional, ambiental, estilo de vida y, sobre todo, el genético. Desde mi punto de vista, este último el esencial. Porque podemos comer de manera muy sana, hacer ejercicio, salir al aire libre y el sol, sonreír, ser amable, amar y todo el resto de principios para ser feliz y no enfermar. Pero, si en nuestra genética existe alguna alteración heredada, hay muchas probabilidades que la suframos a pesar de todo lo anterior.

Ahora bien, aun así, en la mayoría de los casos, se desencadena de forma más rápida si no cuidamos la alimentación y, además, siempre la podremos enfrentar mucho mejor.

Verduras, alimento para gozar de buena salud
(Foto © Tamorlan)

Algunos ejemplos científicos sobre alimentación y salud


En atención a las personas más incrédulas sobre la vinculación de la alimentación con las enfermedades, voy a citar algunos datos de instituciones o asociaciones oficiales.

- En la segunda conferencia de la Semana de la Ciencia 2010, organizada por la Fundación Científica aecc, el doctor Giuseppe Russolillo recomendaba para prevenir el cáncer lo siguiente: realizar actividad física regular, no fumar, amamantar a los hijos, evitar el alcohol y mantener una alimentación rica en frutas, hortalizas y productos integrales.

- En una guía sobre alimentación y salud publicada por la uned, se cita lo siguiente:

“Ya en 1984, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos estableció que un 35 por ciento de los tumores tenían su origen o estaban relacionados con factores alimentarios...”
“El primer informe global sobre dieta y cáncer, publicado en septiembre de 1997 por el Fondo Internacional para la Investigación del Cáncer, junto con el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, no deja lugar a dudas sobre la íntima relación existente entre cáncer y dieta.
Alimentos, Nutrición y Prevención del Cáncer: Una Perspectiva Global es un informe de 650 páginas elaborado por un equipo internacional de 15 científicos de nueve países, apoyados por más de 100 críticos, que evaluaron más de 4.000 estudios sobre la dieta y el cáncer. El informe estima que un cambio en la dieta puede reducir la incidencia global de cáncer entre un 30 y un 40 por ciento, lo que equivale a entre tres y cuatro millones de casos anuales en todo el mundo. Junto con el abandono del tabaco implica que entre el 60 y el 70 por ciento de los cánceres son evitables. Los estudios realizados sobre vegetarianos muestran que tienen una menor incidencia de cáncer en general y de varios tipos específicos, tras tomar en consideración los efectos de otros factores del estilo de vida tales como el fumar y la cantidad de ejercicio. Estos beneficios se deben no sólo a la exclusión de la carne, sino también a la inclusión de una mayor cantidad y variedad de alimentos vegetales que contienen una amplia gama de sustancias que previenen el cáncer…”
Podría seguir citando muchos más textos oficiales sobre esta vinculación, pero a modo de ejemplo creo que puede ser suficiente.

A pesar que en los párrafos anteriores solo se menciona el cáncer, la relación de la alimentación es, por supuesto, en mayor o menor medida, a todo tipo de enfermedades, incluidas las mentales y psíquicas.

Conclusión


Podemos seguir negando lo evidente, pensar que es indiferente de qué nos alimentemos para tener una buena salud y continuar consumiendo comida basura, grasas animales, carne roja, azúcares refinados y resto de alimentos no recomendables, pero creo que es obvia la estrecha relación de una alimentación sana y gozar de una buena salud.


Comentarios

  1. Yo también lo siento, no lo creo , lo siento desde que decidí alimentarme mejor y la verdad es que fuciona todo mejor. Buen artículo, muy bien explicado y sensato. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo, todo lo que mencionas es verdad, siempre hay personas que eligen su estilo de vida, ya sea vivir a su manera comiendo cualquier cosa y personas que eligen realmente vivir mas sano, una buena dieta con los nutrientes necesarios fortalece nuestras células, y mencionar otra cosa, que la mayoría de frutas y verduras nos ayudan en gran medida por que están compuestas, en gran medida por agua, y como todos sabemos nuestro cuerpo humano se compone del 70% de agua aprox, en fin, muchos no lo saben o les da igual, muy bien detallado tu artículo, sobre todo para los incrédulos!! ajajja saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Enrique. Es lamentable, pero todavía existe mucha gente que no valora la importancia de la alimentación. No obstante, parece que existe una tendencia a los alimentos ecológicos y a disminuir la carne roja. Ojalá esa tendencia siga en ascenso. Saludos.

      Eliminar
  3. Lola me ha encantado tu artículo lo has explicado a la perfección, de hecho siempre he intuído estas cosas y desde hace mucho tiempo baso mi alimentación en alimentos mas alcalinizantes que acidificantes.
    La última buena noticia reciente es que se han descubierto las células causantes de la metástasis del cáncer y tiene gran culpa la proteína CD36, una molécula que transporta grasas y que está en la superficie de estas células. Esa proteína se encuentra en muchos alimentos grasos como las carnes y lácteos entre otros.
    Por lo dicho en tu artículo, considero que una alimentacion basada en 85% estas comidas grasas conllevarían a enfermar.
    Tu foto mas arriba "Comida chatarra o basura, enemiga de la salud", lo deja claro.
    Un saludo Lola y sigue publicando artículos así; me ha encantado!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pen y muchas gracias por tus palabras. Es cierto lo que dices del reciente descubrimiento de la proteína CD36. Se trata de un estudio que identifica las células de un tumor capaces de iniciar metástasis a través de este marcador, la proteína CD36, que está en las membranas de las células tumorales. Y parece ser que esta proteína absorbe grasas. El trabajo indica que a mayor índice de grasas más posibilidades de metástasis. Ahora bien, se trata de grasas no saludables, sobre todo el ácido palmítico, presente en el aceite de palma.
      Saludos,

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares